Sulphuricum acidum

Este medicamento ejerce su acción principal sobre la piel, las mucosas, el aparato digestivo, la sangre y el sistema nervioso.
Nombre común:
Ácido sulfúrico.
Origen:
Conocido desde hace siglos con el nombre de "aceite de vitriolo", el ácido sulfúrico es un producto industrial,
aunque también se le encuentra en algunos torrentes volcánicos de Sudamérica
Usos habituales:
Sulphuricum acidum se prescribe para tratar las equimosis (sirve para que se reabsorban hematomas antiguos), las heridas y los traumatismos.
¿Quién puede usar este remedio?
Personalidad y comportamiento

De temperamento agitado e impaciente, el individuo siente que debe hacer todo de prisa: se apresura al comer, al caminar, al escribir, al hablar (a veces habla con monosílabos).
También es muy rápido en sus gestos y en su trabajo.
Trastornos generales
Sensación de temblor interno que acompaña a un estado de profunda debilidad. Oleadas de calor con transpiración. Tendencia a sangrar por los orificios del cuerpo. Olor agrio del cuerpo. Secreciones abundantes, ácidas o viscosas. Los dolores aumentan gradualmente, cesan de
pronto pero reaparecen casi de inmediato. Dolores que carcomen, ardorosos, como punzada o como si tuviera un tapón atascado en el cuerpo, Carácter muy doloroso de los síntomas. Las heridas se necrosan fácilmente. Afecciones sobre todo en el lado derecho del cuerpo.
Variación de los síntomas
• Factores de agravación: el frío, el aire libre, el alcohol, el olor del café, la menopausia en la mujer.
• Factores de mejoría: el calor, estar acostado sobre el lado doloroso.
Preferencias alimentarias
Deseo de alcohol, de estimulantes. Deseo de frutas, sobre todo ciruelas, o, a veces, aversión hacia ellas.
Trastornos locales
• Ojos. Inflamación crónica de los ojos.
• Nariz. Hemorragias nasales por la noche o en la menopausia.
• Boca. Tendencia a las aftas y al sangrado de encías.
• Garganta. Deglución difícil asociada con inflamación intensa (a veces hay ulceraciones aftosas).
• Estómago. Sensación de frío en el estómago al tomar agua. Los alimentos ingeridos a veces regresan al esófago. Ardor de estómago. Regurgitaciones ácidas, Hipo violento y pertinaz.
• Intestino. Diarrea después de comer ostras o fruta no madura
• Extremidades. Calambre del escritor.
• Piel. Equimosis frecuentes y predisposición a diversas afecciones cutáneas (púrpura, petequias, abscesos, úlceras). Las cicatrices pueden volverse rojas y punzar.